Adaptándose a las diferentes Condiciones del Mercado

Por: Gonzalo Loayza Devéscovi

No cabe dudas que Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google son empresas muy conocidas, exitosas y líderes en sus propias industrias. Estas compañías no sólo han mostrado ser disruptivas en la vida cotidiana de los consumidores. También han logrado desarrollar, en medio de esta ventaja competitiva, un modelo de negocio súper exitoso.

Todas ellas, crecen aceleradamente, ampliando su oferta y expandiendo su mercado. Adicionalmente, ganan mucho dinero y cuentan con enormes cantidades de liquidez, lo que les permite contratar mucho talento y desarrollar planes de inversión de manera impresionantemente rápida.

A pesar del tamaño y valorización bursátil al que han llegado, todas estas compañías mantienen un gran potencial de crecimiento para los próximos años y décadas.

Por esta razón, sus acciones se han convertido en muy populares, tanto entre los inversionistas institucionales como individuales. Miles de personas que decidieron poner parte de su dinero en estas acciones, experimentaron crecimientos importantes. Por ser empresas en crecimiento y parte de un sector como el tecnológico, estas acciones tienen, aún en la actualidad, un nivel de volatilidad muy alto.

Esta es una característica en este tipo de acciones y ello dificulta mantenerlas en los portafolios, principalmente en las carteras de los inversionistas individuales. Desde el 2013, la acción de Netflix ha tenido una volatilidad promedio de casi 47%, siendo la de mayor riesgo en este grupo. Inclusive Google, que es la que ha mostrado la menor volatilidad, registro 22% durante este mismo período. La volatilidad combinada entre estas cinco acciones fue de casi 26%, nivel bastante alto para cualquier inversionista.

En parte debido a esto, los Fondos de Inversión y los desarrolladores de estrategias, han buscado diversas maneras de beneficiarse del enorme potencial de estas empresas, pero a través de caminos que permitan mitigar el riesgo implícito de ellas.

Es muy común en la actualidad, encontrar métodos de inversión con estas acciones. Si usted escribe FAANG en el buscador de Google, encontrará 2.2 millones de resultados en apenas 0.58 segundos. Sí, esa es la tremenda popularidad de este término actualmente y bien ganado que lo tiene.

En Quantex Capital desarrollamos nuestra propia versión de FAANG, utilizando nuestra metodología Adaptive Asset Allocation (AAA). Este modelo busca preservar los altos retornos que estas acciones vienen generando, pero a la vez, modular su riesgo, haciéndolas más accesibles a los inversionistas.

Para que nuestra metodología AAA funcione mejor, es importante contar con componentes del modelo que tengan una baja correlación entre ellos, o entre algunos de ellos. Por esta razón, hemos incluido a TMF, dentro del portafolio. Es importante destacar que AAA es una estrategia que se basa en la combinación de dos factores: Momentum y Baja Volatilidad. El portafolio va a estar invertido en los componentes que muestren un mayor «momemtum» y que de manera combinada, generen la menor volatilidad posible.

El Portafolio va a estar formado por FB, AAPL, AMZN, NFLX, GOOGL y TMF. La participación de cada uno de ellos va a variar mensualmente, pudiendo no participar del portafolio durante algunos períodos.

Durante el período en vigencia de este modelo, el crecimiento anual registrado ha sido de 37.44% comparado con el 15.98% del Indice S&P-500. El Ratio Sharpe del portafolio ha sido de 1,71 y su correlación con el mercado de a penas 0.39.

Este alto desempeño hubiera permitido transformar US$ 10,000 de inversión en más de US$ 141,500.

Otro aspecto destacable de este modelo es que ha experimentado un mayor resultado que el Indice de referencia (S&P-500), durante cada uno de los nueve años en los que ha estado vigente.

Las métricas del portafolio lo presentan como muy consistente y robusto en el tiempo. Tanto los indicadores de retorno como los de riesgo son consistentes con un modelo muy sólido.