Crecer y Obtener Ingresos a la Vez

Un ETF que cubre esas dos Necesidades

Por: Gonzalo Loayza Devéscovi

Muchas personas participan de los mercados, buscando generar ingresos. Ya sea que quieran asegurarse una renta para el retiro, para complementar sus ingresos corrientes o simplemente poder vivir sin tener que trabajar, deben considerar un aspecto fundamental. Como mencionamos en un post anterior, este objetivo puede resultar muy riesgoso sino se contempla algún mecanismo que permita que su capital siga creciendo.

El paso del tiempo y la inflación terminarán socavando la capacidad de compra de nuestro capital, afectando seriamente y de manera indudable nuestra calidad de vida.

Crecimiento del capital

Debido a ello, resulta indispensable que una parte de nuestro capital se invierta en instrumentos financieros que generen el suficiente crecimiento como para por lo menos, mantener su valor real y conservar la capacidad de compra que nos genere.

Existe diversas maneras de lograrlo, especialmente preocupandose de la construcción de su portafolio y de la composición del mismo.

Podemos hacerlo más fácil?

El desarrollo de los ETFs ha facilitado la labor de los inversionistas individuales. Construir portafolios diversificados y que cubran una diversa gama de diferentes objetivos nunca fue tan simple como ahora.

Si quieres invertir en índice, encontrarás múltiples ETFs para ello. Quieres distribuir el riesgo geográfico, los sectores en los que invertir o el tamaño de las empresas, también podrás acudir fácilmente a esta industria para encontrar lo que buscas. Quieres estrategias de inversión, crecer o ingresos? Todo esto se encuentra presente en el mundo de los ETFs.

Para quienes buscan obtener ingresos en este mercado, podrán acceder a ETFs que invierten en Bonos, en instrumentos de crédito, en empresas que otorgan dividendos y hasta en Productos Estructurados.

Dividendos Crecientes

Dentro de estas alternativas Schwab US Dividend Equity ETF (SCHD) es un instrumento que reúne condiciones muy positivas para los inversionistas. SCHD es un ETF que busca generar ingresos crecientes para los inversionistas y lo viene logrando de manera exitosa.

Sus Cualidades

Este ETF fue lanzado al mercado en Octubre del 2011 y desde entonces ha crecido hasta los US$ 24.88B, recibiendo el respaldo de miles de inversionistas. Actualmente este instrumento financiero cuenta con 103 acciones y sus objetivos viene siendo cumplidos con creces.

En los últimos cinco años, los dividendos entregados por SCHD han venido creciendo a una tasa de 13.06% por año. Ello quiere decir que duplica el monto entregado a los inversionistas cada 5.5 años, lo que parece un sueño para cualquier persona que quiera vivir de sus ahorros o decida jubilarse. En los últimos tres años, sus dividendos han crecido más de 17% al año.

Pero además, este ETF también ha subido de precio, generando un importante aumento del valor de esta inversión. En los últimos cinco años, el precio de SCHD en la bolsa ha subido casi 88%. Imagínese un activo que se aprecia 88% en cinco años y que a su vez duplica el monto que le entrega como dividendos. Este importante ETF lo ha logrado.

Fuente: Seeking Alpha
Fuente: Seeking Alpha

Sus Métricas

SCHD está conformado por 103 diferentes acciones de distintas empresas. Las cinco empresas con mayor peso dentro de su portafolio son: Home Depot, IBM, Texas Instruments, Black Rock y Pfizer. Una de las criticas que algunos analistas hacen a este ETF está referido a que las 10 mayores participaciones de SCHD concentran el 40% de todo el monto invertido. Si bien puede ser alto este nivel de concentración, en mi opinión, la calidad de estas empresas justifican su participación.

Asimismo, sus mayores inversiones se encuentran en los sectores financieros, industriales y tecnológicos, aunque cuenta con acciones de nueve sectores distintos. Adicionalmente, este ETF ha experimentado crecimiento en la entrega de dividendos durante los últimos 9 años de manera consecutiva, su precio muestra una volatilidad anual de 17%, su comportamiento ha sido muy similar el del índice S&P-500.

Fuente: Seeking Alpha
Fuente: Seeking Alpha
Fuente: Seeking Alpha
Fuente: Seeking Alpha

Si usted esta buscando generar ingresos por su inversión, pero no quiere exponerse a una pérdida del poder de compra de su capital. Si está pensando en retirarse y quiere mejorar su calidad de vida en el tiempo. Entonces SCHD es una opción a tomar en cuenta de manera prioritaria.

Cuánto Capital Necesito para Retirarme?

Los Dos Números que Debemos Conocer

Por: Gonzalo Loayza Devéscovi

Alguna vez se ha preguntado cuánto dinero necesita acumular para vivir sin trabajar? Ese es uno de los temas que más inquieta a las personas que buscan su independencia financiera o su jubilación anticipada. Muchos de ellos se encuentran permanentemente calculando el capital que necesitan para vivir cómodamente de sus rentas.

En realidad, son tres preguntas las que están siempre presentes en esta situación. Cuánto dinero necesito juntar, cuánto puedo tomar de él mensualmente y qué rentabilidad se debe obtener por el saldo para que nunca se acabe?

El monto del dinero que debemos acumular, dependerá de la cantidad que necesitamos para vivir al ritmo que estamos buscando tener. Un mayor capital siempre nos generará más oportunidades para alcanzar nuestros objetivos financieros.

En la década de los años 90’s, muchos especialistas en manejo de fondos de jubilación, realizaron muchos estudios numéricos tratando de responder esas preguntas. Universidades de mucho prestigio en Estados Unidos tomaron este tema y lo analizaron desde multiples angulos distintos y condiciones diferentes del mercado.

Planificando mi futuro

Se analizó el comportamiento del mercado de Acciones y de Bonos durante 50 años para tratar de determinar la combinación entre estos dos tipos de instrumentos financieros, que permita extender al máximo, el plazo de la duración del capital, a pesar de los retiros mensuales que se harían y de los movimiento adversos del mercado.

Como resultado de estos estudios, se obtuvo dos números que resultan siendo referentes en la actualidad para cualquiera que desee retirarse y vivir de sus ahorros. Son los dos números más importantes que debemos considerar dentro de nuestro proceso hacia una verdadera independencia financiera.

1.- Qué parte de mi capital puedo gastar anualmente? La mayor parte de estos estudios revelan que la mejor manera para maximizar el tiempo que podrá durar un capital que comienza a destinarse al gasto, es disponiendo anualmente del 4% de dicho capital. En los años siguientes, este capital podrá ser ajustado por la inflación.

Si el capital está expresado en dólares, este monto debería ser ajustado por la inflación internacional o la inflación de Estados Unidos.

De acuerdo a esta metodología, si usted quiere disponer anualmente de US$ 10,000 necesitará contar con un capital, en ese momento, de US$ 250,000. Por lo tanto, un millón de dólares nos alcanzaría para poder disponer de US$ 40,000 anualmente.

En los años siguientes, esta persona podría ajustar este monto de retiro, por la inflación internacional o la de Estados Unidos. A través de esta metodología, se podrá mantener en el tiempo, el poder de compra del monto que decida disponer para vivir.

Dinero para retirarme

Es decir, que no vería un aumento en su gastos ni en su calidad de vida durante los años que le resten de vida.

2.- Cómo debo invertir mi capital para que mi capital dure el mayor tiempo posible? Este es el segundo aspecto crucial en el presente ejercicio. Resulta muy importante saber cómo invertir el capital del cual voy a vivir, para que dure para siempre.

Un crecimiento muy lento del capital, impactará disminuyendo el número de años de duración de mi capital. Es decir que invertir el capital en instrumentos financieros que generen rendimientos muy bajos, no nos va a permitir mantener el capital en el tiempo y por lo tanto, sufragar los gastos planificados.

La mayor parte de los estudios de corte temporal que se han realizado, principalmente en Estados Unidos, asumen que el capital puede invertirse en Acciones y en Bonos. Es decir que el dinero con el que se pretende vivir el resto del tiempo podría ser invertido en una combinación de acciones y bonos.

En que porcentaje? Tomando en cuenta las diferentes condiciones económicas y de los mercados de Acciones y Bonos, se requiere que un portafolio se invierta por lo menos en un 60% en acciones y 40% en Bonos para maximizar la duración del capital antes de que este se agote.

La mayor parte de los estudios académicos de la Universidades en Estados Unidos, muestran que portafolios con mayor participación de bonos, tienden a agotarse antes en el tiempo.

crecer mi dinero

Investigaciones recientes, muestran que la vigencia de tasas de interés tan bajas como las actuales, obligan a aumentar la participación de las acciones dentro de los portafolios, sustituyendo a una parte del lugar que deberían ocupar los Bonos. Cabe mencionar que en la actualidad, el rendimiento de muchos de los instrumentos de Renta Fija, no compensan ni siquiera el efecto de la inflación anual.

Cualquier persona que contemple la posibilidad de vivir en base a un capital que haya podido acumular durante probablemente mucho tiempo, debe tener en cuenta que sólo para mantener la capacidad de compra de dicho capital, necesitará duplicarlo cada 15 años. El efecto de la inflación es silencioso pero implacable. Es el factor de riesgo más importante que debe tomarse en cuenta.

Finalmente, es muy importante tomar en cuenta que el objetivo crecer tu capital, bajo estas condiciones es una necesidad y no una alternativa. Es mejor darse cuenta antes y no cuando sea muy tarde para revertir esa situación.

El Secreto de Grace Groner

Como Crecer tu Dinero desde Cero

Por: Gonzalo Loayza Devéscovi

Una de las principales ocupaciones de cualquier persona, debería ser buscar las mejores maneras de hacer crecer su dinero. Poco importa si tu objetivo es la independencia financiera, asegurarse una buena pensión de jubilación o construir un gran patrimonio. Inclusive los inversionistas que buscan obtener sólo ingresos o proteger su patrimonio, deberán destinar una parte de su capital hacia inversiones que generen crecimiento de su dinero.

No hay nada más destructivo para un patrimonio que no hacerlo crecer. La inflación es implacable y la pérdida del poder de compra de nuestro capital tendrá un efecto adverso sobre nuestra economía personal. En cinco años, tu capital alcanzará para comprar el 85% de lo que puede adquirir en la actualidad. En diez años, sólo podrás adquirir dos tercios de lo que puedes hoy y en quince años, únicamente la mitad.

Es decir, que si sólo buscas mantener tu actual nivel de gasto, requerirás duplicar tu capital actual en los siguientes 15 años.

Entre más pronto las personas se den cuenta de esta necesidad, mejor será para ellos. Tendrán más tiempo para aprender a invertir su capital y para comenzar a gozar de los beneficios de su crecimiento. Invertir es un «sabor aprendido», el cual requiere tiempo antes de encontrarle el gusto. Para crecer, hay que invertir en acciones y el riesgo vinculado a las acciones puede ser muy difícil de asimilar para el común de las personas.

Crecer mi dinero

La principal razón por la cual las personas no invierten, no es la falta de capital sino el miedo a perder. Todos conocemos a alguien cercano a nosotros que perdió su capital o mucha parte de él, jugando en la Bolsa. Salir de esa parálisis puede ser muy difícil y cuando se deciden a hacerlo, no saben por dónde comenzar.

Warren Buffett por ejemplo, recomienda a los novatos, invertir en índices, principalmente en aquellos vinculados al mercado de USA ya que estos índices han mostrado un comportamiento creciente de manera consistente en el largo plazo. El sugiere tomar posición en estos índices de manera periódica y sistemática, sin tomar en cuenta si el mercado está subiendo o bajando.

A la larga, el mercado tomará su camino hacia arriba y premiará nuestra paciencia y nuestra capacidad para comprar de manera sistemática. Jack Bogle, el fundador de Vanguard, uno de los gigantes en el mundo de las inversiones, pasó toda su vida promocionando los beneficios de la inversión indexada, especialmente en favor de los inversionistas individuales.

Hay sin embargo, muchas otras maneras de participar del mercado de manera exitosa. Todas ellas tienen una serie de aspectos en común y que terminan siendo las claves del éxito en la búsqueda del crecimiento de nuestro capital.

En general el mercado de acciones está lleno de historias de éxito. Personas que lograron ganar muchísimo dinero comprando y vendiendo acciones o invirtiendo en acciones de empresas que después de unos años se convirtieron en muy grandes y famosas. Por lo general, estas personas se volvieron famosas revelando su estrategia de inversión, la cual es por lo general muy complicada de entender para cualquier inversionista individual.

Pero también hay historias muy aleccionadoras de personas comunes, sin grandes conocimientos del mercado ni de finanzas.

Ese es el caso de Grace Groner, quien nació en el condado de Lake, una comunidad agrícola a cuarenta y cinco minutos al norte de Chicago. Ella quedó huérfana a los doce años luego que sus padres murieran en un accidente automovilístico.

Esta desgracia familiar la llevó a tener que vivir en un orfanato donde convivió con otras chicas de su edad y en su misma condición. Cuenta su historia, que George Anderson, un miembro prominente de la comunidad, le dió la posibilidad de estudiar en Lake Forest College.

Luego de terminar sus estudios, ella encontró trabajo como secretaria en los Laboratorios Abbott, donde trabajó por 43 años hasta que se jubiló. Grace Groner nunca se casó ni tuvo hijos. Nunca aprendió a manejar ni se compró un carro. Ella vivió en un departamento de un dormitorio con Ann Findley, una amiga de la infancia, hasta que heredó de un pariente lejano, una pequeña casa de también un dormitorio, en la cual vivió el resto de sus días.

Grace Groner

Quienes la conocieron, afirman que era una persona amable y siempre bien dispuesta para colaborar con su comunidad. Ella llevaba una vida frugal y compraba regularmente su ropa en tiendas de segunda mano. El pastor de la Iglesia recibió algunas donaciones de ella para ayudar a terceros, pero siempre de manera anónima. En sus últimos años, Grace Groner realizó diversos viajes, lo cual resultaba curioso para sus amigos y vecinos.

El 19 de enero del 2010 fallece Grace Groner y días después aparece un artículo en el New York Times haciendo una reseña de su vida. Fue una gran sorpresa para muchos de sus conocidos, enterarse por este diario, que ella era la titular de una cuenta de inversión con siete millones de dólares.

Cómo era posible que alguien sin capital, con el sueldo de secretaria, sin contactos en Wall Street y sin conocimientos en finanzas o inversiones hubiera podido acumular siete millones de dólares? Sin ella saberlo, el efecto compuesto había hecho un trabajo perfecto con ella.

El origen de esta fortuna se remonta a muchos años antes. Resulta que en 1935, ella compró tres acciones de Laboratorios Abbott por un monto de US$ 180, equivalente a unos US$ 3,000 de la actualidad. Ese año, Abbott hizo un aumento de capital, dando la oportunidad aus empleados que suscriban dicha emisión de acciones.

Grace Groner compró sus tres acciones y accionó el mecanismo que permite comprar más acciones con los dividendos que la empresa decida entregar a sus accionistas. Es decir que ella guardó sus acciones y re invirtió los dividendos que esas mismas acciones generaron. El resto del trabajo lo hizo el tiempo o mejor dicho, el efecto compuesto a través del tiempo.

Cuando ella murió, el valor de esas acciones en la bolsa, era en efecto de US$ 7 millones y los dividendos anuales que le correspondía era de un poco más de US$ 200,000 al año.

Si Grace Groner hubiera fallecido sólo cinco años después, el valor de su patrimonio sería superior a los US$ 14 millones y sus dividendos anuales de casi US$ 400,000 al año.

Abbott

La historia de Grace Groner nos deja algunas de las clave que debemos tomar en cuenta cuando decidimos invertir nuestro dinero.

La primera es que no es necesario comprar y vender las acciones (o los instrumentos en los que usted decida invertir) de manera recurrente y muy seguido para obtener altas tasas de rendimiento. Comprar buenas acciones de buenas empresas y esperar, genera grandes recompensas.

La segunda consideración importante es que el tiempo es una variable fundamental. Entre antes se comience a invertir y se haga razonablemente bien, más crecerá nuestro capital invertido y mayores probabilidades de éxito tendremos. Todos los procesos de crecimiento toman tiempo y mientras antes se entienda, mejor.

El tercer aspecto a considerar es la tasa anual de ganancia que nos fijemos como objetivo. Una tasa muy baja como la que nos ofrecen las cuentas de depósito en los bancos o el rendimiento de los bonos, no nos va a permitir un crecimiento significativo en un tiempo razonable.

En la realidad, las cuentas bancarias no son mecanismos de inversión, son sólo un lugar para mantener a buen recaudo nuestro dinero. Por su parte, los bonos sirven únicamente para generar una renta y bajar el riesgo de nuestro portafolio.

No es posible lograr una independencia financiera ni construir un patrimonio significativo, invirtiendo en bonos. Es muy importante entender la naturaleza de este tipo de instrumentos y su funcionalidad. Los gestores de Fondos, sólo utilizamos los bonos como mecanismos de manejo del riesgo, pero nunca como generadores de retornos en nuestros portafolios.

Por otro lado, la impaciencia por acortar el tiempo que tomará el crecimiento de nuestro dinero, origina en muchos inversionistas, la búsqueda de retornos excepcionalmente altos. Para ello, muchos inversionistas recurren a instrumentos financieros muy riesgosos o al apalancamiento de sus portafolios. En la actualidad es muy fácil encontrar plataformas de inversión que permiten acceder a apalancamientos de 5, 10, 50 y hasta 100 veces nuestra inversión.

Ese tipo de comportamientos son altamente destructivos del rendimiento de nuestros portafolios. Una pequeña pérdida, apalancada 10 ó 50 veces, puede literalmente destruir el capital invertido.

Crecimiento y Felicidad

Si tomamos en cuenta que Warren Buffett, uno de los mejores inversionistas del mundo, logró en sus inversiones, retornos del orden del 25% al año durante varias décadas, resulta poco probable darle credibilidad a rendimientos extraordinariamente altos como los que se ofrecen en muchos medios.

Por su parte, el Indice S&P-500 ha crecido casi 9% al año en los últimos 150 años. Podemos considerar entonces razonable implementar una estrategia de inversión que pueda rendir en un rango entre esos dos extremos. Si uno maneja un capital pequeño o mediano, podrá implementar estrategias activas o indexadas que permitan acceder a tasas de crecimiento promedio anuales superiores a las S&P-500 y menores a las alcanzadas por Warren Buffett.

Ese tipo de rendimiento es lo suficientemente bueno para alcanzar con el tiempo, un crecimiento significativo de nuestro capital.

Un cuarto aspecto a tomar en cuenta, se refiere al tamaño del capital con el que iniciemos nuestro proceso de inversión. Indudablemente que un mayor capital inicial, permitirá acceder a un capital final mucho más grande que si empezamos a invertir con muy poco dinero.

Sin embargo, la combinación del tiempo y la tasa anual de ganancia es capaz de convertir, cualquier capital, por muy chico que sea inicialmente, en un patrimonio lo significativamente grande como para alcanzar nuestros principales objetivos financieros. El ejemplo de Grace Groner es muy claro.

» El Crecimiento por si solo, contiene el germen de la felicidad»

Pearl S. Buck