Corrección y Oportunidad

Con cada caída en el mercado, surgen los nuevos ganadores

Mi padre siempre me decía que cada caída del mercado representaba una oportunidad para ganar más dinero en la Bolsa de valores. Como él era un inversionista valor, siempre pensé que se refería a la posibilidad de encontrar acciones más baratas que nos permitan obtener un mejor precio de compra.

Sin embargo, algunos años después, descubrí que él quería decirme algo muy diferente. Como lo he comentado en anteriores ocasiones, mi papá me motivó desde muy niño a interesarme con los temas vinculados a las inversiones. Por sugerencia de él, comencé a leer el Inverstor Business Daily (IBD) desde muy joven.

Este es un diario exclusivamente dedicado a las inversiones y su formato es similar al del diario El Comercio. Su fundador es William O’Neal, un viejo lobo de Wall Street y su propósito es proveer información de calidad en favor de los inversionistas individuales, quienes generalmente están en desventaja frente a los inversionistas institucionales.

William O’Neal y sus colaboradores en IBD crearon un sistema diseñado especialmente para los inversionistas individuales llamado CANSLIM y que podrían implementarlo fácilmente con la información publicada por IBD.

Las acciones se mueven como manadas

Uno de los aspectos más interesantes evidenciados por IBD es que las acciones suben o bajan generalmente en grupo, ya sea por sector o industria. Es muy difícil encontrar una acción con un retorno extraordinariamente alto dentro de una industria que muestre un pobre rendimiento.

Por ello, resulta fundamental, revisar en qué situación se encuentra la industria a la que pertenece una empresa, antes de hacer una inversión en una acción determinada. Una vez que un sector o industria comienza a repuntar en la bolsa, aparecerán las empresas líderes de ese sector, despuntándose del resto en la subida de precios.

Las cuatro etapas del mercado

Un ciclo alcista del mercado, consta generalmente de cuatro etapas. Todo comienza con lo que se denomina un proceso de acumulación. En este momento, los inversionistas institucionales comienzan a tomar posiciones en acciones de empresas de un determinada industria (sector energético por ejemplo). Ellos consideran, en ese momento, que estas acciones están subvaloradas por el mercado y que cuentan con un importante potencial de subida en el futuro.

En esta primera etapa, no veremos un aumento en el precio de estas acciones. Las compras se realizan sigilosamente y sin que se aprecie que hay una intervención en este sector.

Luego de adquirir la mayor parte de acciones que habían previsto comprar, este tipo de inversionistas, acelera este proceso para generar un efecto positivo en los precios de mercado y con ello atraer la atención de otro tipo de inversionistas. Generalmente, en este momento entran a participar los inversionistas individuales profesionales.

Ellos se dan cuenta del cambio inicial en la tendencia de estas acciones y toman posición en ellas, acelerando aún más el alza de los precios. Esta segunda etapa está marcada por un aumento importante de los precios, seguido de ciertas pequeñas pausas.

Una vez que los inversionistas individuales profesionales han actuado sobre este mercado, comienzan a aparecer los inversionistas individuales menos profesionales y la muchedumbre comienza a comprar este tipo de acciones a precios cada vez más altos.

Una vez que estos precios han subido de manera significativa, lo cual puede tomar muchos meses e inclusive algunos años, los inversionistas institucionales comienzan a vender sus participaciones (o una parte de ellas), aprovechando la demanda de los inversionistas individuales más inocentes y poco conocedores del mercado.

Esta es la llamada Etapa de la distribución y es en la que los inversionistas institucionales realizan sus ganancias y comienzan a acumular su dinero en otras empresas de un sector diferente. Este proceso de distribución es cubierto inicialmente por las compras de los inversionistas individuales, pero más tarde generará un exceso de oferta en estas acciones, presionando los precios hacia la baja.

Ello da inicio a la cuarta etapa o fase de caída o corrección. En este momento, los precios comienzan a caer y los inversionistas individuales comienzan a mostrar signos de pánico y deciden empezar a vender sus posiciones, aunque sea con pérdidas.

Este es un patrón que se repite constantemente en el mercado y del cual se puede aprender mucho. En el siguiente gráfico se presenta este esquema.

Bolsa de Valores

Sin embargo, en la realidad, el proceso de distribución generalmente ocurre en la parte final de la etapa de subida de los precios, por lo que cuando el exceso de oferta de acciones se hace evidente, los precios dejan de subir y comienzan a bajar rápidamente, sin mediar un periodo sin una tendencia clara.

En esta Ocasión

Desde el 2 de septiembre último, el mercado de acciones comenzó a bajar, generando temores entre los inversionistas. Aparecieron las malas noticias de Evergrande en China y del repunte de la inflación en USA y el resto del mundo. Inmediatamente, aparecieron los analistas afirmando que los precios de las acciones estaban muy altas y que especialmente las empresas tecnológicas habían subido demasiado.

Luego de unas semanas, en realidad lo que se apreció fue una venta relativamente importante en las acciones de empresas vinculadas al sector cuidados de la salud y de consumo básico.

Tal cual lo adelantó William O’Neal, algún otro sector debería estar sacando la cabeza y mostrándose como un nuevo ganador en la Bolsa. Mientras la mayor parte de las acciones bajaban, las correspondientes al Sector Energía repuntaban y se mostraban como potenciales generadoras de altos retornos.

stock market

Desde el mes de Noviembre del año pasado, las acciones de este sector han comenzado a subir y en plena caída del mercado en general, este sector ha mostrado su mayor impulso. Al analizar el comportamiento de las principales empresas que conforman este sector, podremos ver retornos significativamente altos en este corto período.

Este es el caso por ejemplo de Devon Energy Corp. (DVN), cuyas acciones quebraban un importante nivel de resistencia, mientras los mercados caían, iniciando un nuevo proceso de camino hacia arriba.

acciones

Este mismo comportamiento se puede apreciar en las acciones de empresas energeticas como Diamonback Energy (FANG) Inc., Marathon Oil Group (MRO) u Occidental Petroleum Co. (OXY).

Durante las bajadas en los mercados, se engendran las acciones que serán las nuevas ganadoras, las que van a liderar los registros de rendimientos y las que generarán los retornos que los inversionistas estaban esperando.

En lugar de dejarnos llevar por el pánico, resulta indispensable analizar los sectores para identificar los que muestran el mejor comportamiento. En este o estos sectores, se encontrarán las acciones de las empresas que comienzan a mostrarse y que estarán disponibles para cualquier inversionista atento y dispuesto a dar un paso adelante en el cumplimiento de sus objetivos financieros.

Leave a comment